LA PRESENCIA DE DIOS EN MEDIO DE LA HISTORIA DEL HOMBRE.



A lo largo de la historia, Dios ha hablado a los hombres de muchas maneras, hoy nos ha hablado por medio de Jesucristo. Él se hace hoy presente en medio de su Iglesia, la Iglesia que él ha querido fundar. Cristo, única promesa de felicidad, se hace presente en la realidad de cada día, en cada hombre y en cada acontecimiento.

Por ello, este blog lo que pretende es reconocer a través de los hechos en la Iglesia, la presencia de Dios en medio de su Pueblo.

viernes, 15 de julio de 2011

Los mormones y la gran apostasía.

El testimonio

Un testimonio es el conocimiento seguro o la certeza que viene del Espíritu Santo acerca de la veracidad y de la divinidad de la obra del Señor en estos últimos días. Un testimonio es la convicción permanente, viviente y conmovedora de las verdades reveladas del Evangelio de Jesucristo.


La restauracion y Organización de la Iglesia

Si usted alguna vez ha escuchado lecciones de los misioneros, ha asistido a la Iglesia de Los mormones, o ha hablado con un miembro, se ha encontrado con una palabra muy común entre Los mormones, La Restauración. Los mormones saben que Jesucristo estableció su Iglesia durante Su vida mortal. Aunque había otras iglesias en ese tiempo también, Su iglesia reinaba como la única iglesia verdadera sobre la faz de la tierra. Su iglesia se organizó con un fundamento esencial, Profetas y apóstoles. El organizó Su iglesia con la autoridad del sacerdocio para poder efectuar las ordenanzas salvadoras de la manera adecuada. Cristo confirió esta autoridad a sus apóstoles para que efectuaran estas mismas ordenanzas para bendecir a todos los que aceptaran. Al ascender Jesucristo al cielo los apóstoles se mantuvieron firmes por un tiempo. Poco a poco la persecución creció hasta eliminar y matar a todo miembro de la iglesia investido con la autoridad del sacerdocio. A este evento se le llama La Gran Apostasía. Debido a la Apostasía, la revelación de Dios cesó en la tierra. Los hombres hicieron sus propias conclusiones y formaron sus propias iglesia de acuerdo con lo que ellos pensaban era correcto. Esto causó mucha confusión y contienda entre las diferentes iglesias. El Señor había previsto que esta falta de sabiduría y conocimiento vendría a la tierra,

“He aquí vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová. E irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta el oriente discurrirán buscando palabra de Jehová, y no la hallarán. (Amos 8:11-12)

Los mormones creen que El Señor prometió restaurar su Iglesia para traer de nuevo profetas y apóstoles a la tierra. El Señor reveló,

“Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio, y él envíe a Jesucristo, que os fue antes anunciado; a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo.(Hechos 3:19-21)

Por mucho tiempo la gente vivió en tinieblas, en oscuridad y confusión. Pero El Señor cumplió con su promesa 1700 años después llamando de nuevo a un profeta, llamando apóstoles, revelando nueva escritura, y restaurando de nuevo la autoridad de Dios para recibir las ordenanzas de la salvación.

La Gran Apostasía

Hay muchas religiones Cristianas sobre la faz de la tierra, y al parecer siguen multiplicándose. En el Mormonismo se enseña que después de la ascensión de Jesucristo la Iglesia empezó a decaer a causa de disensiones internas, por la persecución, y la muerte de los apóstoles.

Sin dirección, revelación, o sacerdocio, la Iglesia cayó y surgieron muchas diferentes iglesias. En La Iglesia Mormona y en las escrituras (incluyendo la Biblia) a esto se le llama la Gran Apostasía. Al ocurrir este acontecimiento muchas diferentes enseñanzas surgieron cada una con parte de la verdad tratando de rescatar lo que se había perdido. La Biblia explica lo siguiente:

“Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con él, os rogamos, hermanos, que no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra, en el sentido de que el día del Señor está cerca. Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios.

¿No os acordáis que cuando yo estaba todavía con vosotros, os decía esto?  Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste.

Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio
 (2 Tes 1:1-7.)

El Apóstol Pablo explica en estos versículos que Jesucristo no regresaría por segunda vez hasta que hubiera una apostasía. Y que se manifestara Satanás el Hijo de Perdición, haciéndose pasar como Dios. Esto significa que Satanás aprovecharía para causar confusión haciendo muchas Iglesias para confundir al género humano, haciéndose pasar como Dios para que el género humano se alejara de la verdad de Dios. Al perderse la Iglesia se perdió también el sacerdocio, la autoridad de Dios para efectuar las ordenanzas salvadoras, ya que no hubo a quien transmitirlo. Jesucristo estableció Su Iglesia con Doce Apóstoles. Jesucristo teniendo la autoridad, les impuso las manos y les dio la autoridad del sacerdocio. Y así se les fue dando a los miembros fieles y dignos de la Iglesia. Cuando Jesucristo murió, los que tenían la autoridad fueron a otras tierras para predicar el Evangelio. Poco a poco fueron rechazados y los miembros de la Iglesia fueron alejándose de la verdadera doctrina de Jesucristo y fueron creando sus propias doctrinas. También los Apóstoles empezaron a ser perseguidos y muertos uno por uno. Estas dificultades que los miembros de la Iglesia primitiva de Jesucristo y los apóstoles pasaron, se pueden encontrar en el Nuevo Testamento. Al final, los que tenían la autoridad para conferir el poder a otros murieron. Esta cadena se rompió y no había nadie que tuviera la autoridad del sacerdocio.

Aun sin los apóstoles, los miembros de la Iglesia con buenas intenciones trataron de seguir la Cristiandad, pero no había nadie autorizado para recibir revelación, ni nadie que tuviera el sacerdocio. Sin la guía y revelación de Dios el hombre tuvo que depender de su propia sabiduría para interpretar las escrituras y guiar la Iglesia. Aunque tuvieran buenas intenciones se fueron alejando más y más de la doctrina verdadera de Jesucristo. Esto creó falsas doctrinas y ordenanzas y creó mucha confusión del plan y la naturaleza de Dios.

Tal como un espejo quebrado, los fragmentos de la Iglesia de Cristo fue todo lo que quedó, y estos fragmentos se mezclaron con prácticas paganas o prácticas de otras religiones. El mundo cayó en la apostasía, lo cual significa que la verdad completa del evangelio no se encontraba en la tierra. La apostasía viene del significado griego de la palabra "rebelión". Aunque la Iglesia se había perdido por completo, Dios no se olvidó de Sus hijos. Él los guiaba e inspiraba a progresar lo más posible sin la organización de la Iglesia. En la Iglesia Mormona se enseña que los reformadores religiosos fueron guiados por Dios para que se preparara el camino para la restauración del Evangelio. La Biblia enseña que la Iglesia de Jesucristo sería restaurada, “Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio, 
 y él envíe a Jesucristo, que os fue antes anunciado;
 a quien de cierto es necesario que el cielo reciba hasta los tiempos de la restauración de todas las cosas, de que habló Dios por boca de sus santos profetas que han sido desde tiempo antiguo
 (Hechos 3:19-21.)

Esta restauración vino por medio de José Smith. En la primavera de 1829, al traducir El Libro de Mormón, José Smith y Oliverio Cowdery fueron visitados por mensajeros celestiales que restauraron El Sacerdocio, la autoridad para actuar en el nombre de Dios. La Iglesia de Jesucristo se restauró oficialmente en 1830, con el nombre de La Iglesia Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (conocida como Los mormones, o la Iglesia Mormona). Se escogieron de nuevo apóstoles, y las verdades del Evangelio y las ordenanzas y de nuestro Padre Celestial fueron restauradas.  De nuevo se encuentran profetas y apóstoles en la tierra con la autoridad de Dios, y la Iglesia de Jesucristo ha sido restaurada  “en preparación para la segunda venida de Jesucristo.”

http://www.losmormones.org

2 comentarios:

  1. Me da lástima que no se añada una nota que explique que lo reseñado acá es lo que dicen los Mormones de sí mismos. Además, no se explica la aceptación de la poligamia entre los mormones (ver, por ejemplo, la serie "Big Love" en TV), que va directamente en contra de las enseñanzas de la Iglesia CAtólica.
    Por último, en ninguna parte se menciona que, aunque dicen que creen en Cristo, no obedecen a sus legítimos sucesores, y por tanto, no puede un católico unirse a esa tal llamada iglesia.
    Saludos,
    Wendy
    PD: En casos como éste, recuerdo lo que se decía de la esposa del César: No sólo debe ser buena, sino además parecerlo.

    ResponderEliminar
  2. Wendy, lastima que usted este tan mal informada al respecto, la razon por la cual no se mencionan tales cosas, es porque no tienen relacion alguna con los mormones originales. Asi como de la iglesia catolica han salido varias ramas o sectas, asi mismo de la Iglesia original y verdadera de Jesucristo de los Santos de los Ultimos dias han salido varias ramas y sectas que no tienen nada que ver con nosotros y son ellos los que han cometido esas atrosidades y la gente como usted que no saben esto lo generalizan y se lo aplican a los normones originales que no tienen NADA que ver con tales cosas que usted menciona.
    Yo se sin ninguna duda que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Dias (conocida como mormones porque tambien creemos en El Libro de Mormon), es la UNICA Iglesia verdadera y viviente de Jesucfristo, El prometio restaurarla en los ultimos dias y ya cumplio Su Palabra para preparar a la humanidad por ultima vez antes de Su regreso a la Tierra, se que El Libro de Mormon es la Palabra de Dios asi como la Biblia y se que es otro Testamento de Jesucristo, yo se sin ninguna duda que Jesucristo vive y que esta es Su Iglesia, la unica en todo el planeta que lleva el Nombre de El y esta fundada sobre Su verdadero evangelio, ordenanzas y autoridad de Dios. Dejo mi testimonio al mundo y Dios es mi testigo, en el nombre de Jesucristo, Amen!

    ResponderEliminar